Ocasiones

 

Hay ocasiones.

La vida son ocasiones.

 

Ocasiones diferentes,

semejantes, volubles,

visibles e invisibles,

evidentes y no tanto.

 

Ocasiones en las que

el corazón salta del pecho

o se rompe en mil pedazos

bajo un tejado construido

de daño intencionado.

 

Ocasiones en las que

todo es igual a nada

porque nada importa

salvo alguien que se convierte

en nadie por la distancia,

por el olvido, el desinterés,

 o el miedo,

por la decisión consciente.

 

Ocasiones que acaban

con los pesares y las alegrías.

Ocasiones de dicha que quieren

anunciar la esperanza futura.

Ocasiones desoladas que sólo

anticipan regalos de tristeza

en una calle que antaño

fue iluminada por

farolas muy vivas

y risas de niños inocentes.

 

Hay tantas ocasiones como

segundos, minutos, horas,

días, semanas, meses,

años, lustros de vida,

aunque raramente siglos.

 

La vida son ocasiones

disfrazadas de palabras,

así sean circunstancias,

suertes tanto buenas

como malasactitudes,

me lo encontré

cuando iba a comprar,

aprobé, suspendí, lo logré,

fracaséno puedo, quiero,

decido que, , no, no sé, quizás

sobre todo muchos peros.

 

La vida son ocasiones

que se encienden y se apagan,

que coinciden, se separan,

que se relamen al provocar

la sorpresa en el iluso

que añora otro destino.

 

Hay ocasiones.

En realidad,

la vida está hecha de ocasiones.

 

Card_Players-Paul_Cezanne.jpg
Paul Cézanne, Los jugadores de cartas, ca. 1890-1895.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s