Capricho

 

Le atraviesa el alma su belleza,

nace su capricho,

implora a los dioses,

lanza manzanas de oro

y gana la carrera.

Ya es suya para siempre.

 

La vida sería muy fácil

si fuese mitología.

O muy aburrida.

 

Hipómenes y Atalanta.jpg
Guido Reni, Hipómenes y Atalanta, 1618-1619.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s