Amor adolescente

 

El humo del cigarro distorsiona tu rostro,

no me deja ver esos ojos, esa boca,

ese fingir que no me ves

acorralada por demonios

que te animan a dar otro trago,

el último te dices,

o eso te quieres contar

mientras parloteas sobre

asuntos sin importancia, sobre

banalidades que no te llaman

y que querrías desechar

como se desechan las almas con mácula.

Y parloteas con personas

minúsculas en tu presencia

mientras yo anhelo cada

segundo de tu compañía,

anunciando con ello

la evidencia de mi autoengaño

por querer aquello que

se empeña en autodestruirse.

Es una máscara la que te plantas

en el rostro convencida de que

tu felicidad llegará de la mano

de la aceptación, de la acogida

por parte de esos miserables

que no quieren tu inteligencia,

les basta tu superficialidad.

Las pesadillas te siguen cuando

duermes a sabiendas de que las ignoras,

pero te nutren, te dan valor para

aceptar ese otro yo que te esfuerzas

por moldear al son de cada golpe

del tambor que sirve de

soliloquio a tus pesares.

 

13reasonswhy.jpg
Fotografía: 13 reasons why, Netflix (original network).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s