Ariadna

 

Tras jurarle amor eterno,

se marchó mientras dormía,

despreocupada,

ajena al abandono inminente.

Un barco de velas negras culmina

la traición

del hacedor de promesas vanas.

 

Ariadna Angelica Kaufman.jpg
Angelica Kauffmann, Ariadna abandonada por Teseo, 1774.

One response to “Ariadna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s