Conducir por ella

 

La contempló desnuda,

enloqueció en su carne.

Esos fueron los preliminares.

Sus dedos recorrieron

curvas peligrosas y

sus labios se perdieron

en la oscuridad de los túneles,

pero no pisó el freno.

Él dijo adiós a los stops

y ella quitó el límite de velocidad.

Vitriol, Roberto Ferri.png
Roberto Ferri, Vitriol, 2015.

 

2 respuestas a “Conducir por ella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s