El silencio de la memoria

A papá

 

Ya no quedan rincones reservados al recuerdo

a una fugaz reminiscente imagen de otro tiempo

que haga nacer nostalgias crudas tristes añoradas

de un ceñido instante que convirtió en especial el día.

 

Ya no quedan rincones reservados al recuerdo

cuando las instantáneas inmortalizan el acto presente

negando a la remembranza una posible distorsión

que tiende a idealizar u oscurecer a conveniencia.

 

Ya no quedan rincones reservados al recuerdo

de una sonrisa una broma un llanto virgen

un beso prohibidamente robado una alegría

un pensamiento una mirada o una tristeza.

 

Ya no quedan rincones reservados al recuerdo

al abrir el archivo de documentos y fotos

que han captado traicioneramente esos instantes

que no convertirán ya los días en distintos.

 

Ya no quedan rincones reservados

para una Very Important Person

ahora somos Very Normal People

viviendo en el silencio de la memoria.

AS11141
Salvador Dalí, La memoria de la mujer-niña, 1929.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s