Otro cuento en la ciudad

 

Mientras esperaba en el andén de tu cama

retomaba su tristeza mi sombra en el instante

de mis letras acechadas por tu orgullo.

 

Deja de taparme el cielo con tu mirada torva,

para redimirte de mí necesitas la contraseña

de mis noches opacas.

 

Se agotan mis recursos naturales. Grito.

Busco el egoísmo de tus ojos en mi pecho.

Renazco en él.

 

Hasta aquí mis pensamientos.

Se te ha acabado el juego del balancín:

busca mis susurros en la ciudad sin nombre.

 

Edouard_Manet,_A_Bar_at_the_Folies-Bergère.jpg
Édouard Manet, Un bar aux Folies Bergère, 1882.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s